Segundo informe de observación electoral: Primera vuelta presidencial Colombia 2022

2022-05-27 Leer en voz alta

 Por: Laboratorio de Seguridad y privacidad digital K+LAB.

Alertas y recomendaciones sobre la implementación de tecnología de cara a la eventual segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2022.

Durante la preparación de la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2022, desde  Fundación Karisma, realizamos una observación funcional y técnica de la implementación y funcionamiento de los dos software de escrutinio contratados por la Registraduría Nacional del Estado Civil (Registraduría/RNEC) y del proceso de preconteo. De igual manera, durante las últimas semanas, también tuvimos acceso a la información sobre otros programas utilizados en el proceso electoral como el app de delegados y el software con el que se realiza la selección de las personas que serían jurados de votación. La labor de Karisma fue posible gracias al apoyo de la Misión de Observación Electoral (MOE) y a las capacidades técnicas de nuestro laboratorio de Seguridad y privacidad digital, K+LAB.  

Este documento, del cual existe una versión previa enfocada en las pasadas elecciones legislativas, presentamos de forma breve los hallazgos de nuestra observación y las oportunidades de mejora para la observación de la tecnología para la eventual segunda vuelta presidencial y para futuros procesos electorales en el país. 

Las recomendaciones se basan en la identificación y la observación de los principales problemas que se encontraron en la implementación, así como en los mecanismos de observación tanto del software de la Unión Temporal Distribución Procesos Electorales (Disproel), utilizado en el escrutinio de nivel auxiliar, zonal, municipal y departamental, como del software de escrutinio nacional de Indra, que utilizará la Comisión Nacional Electoral (CNE).

Te invitamos a conocer el informe completo del 27 de mayo de 2022 a continuación:

Conclusiones de nuestra observación 

  • Desde Karisma creemos que es importante que las misiones electorales internacionales y la nacional, los organismos de control, la propia Registraduría y el CNE presten atención especial a la forma en que se incorpora la tecnología al proceso electoral. El hecho de que la tecnología comience a mediar entre el voto y el resultado no implica necesariamente mayor transparencia en el escrutinio. Como quedó ejemplificado en la sentencia de 2018 del Consejo de Estado en el caso del partido MIRA. 
  • La incorporación de tecnología dificulta el monitoreo y comprensión del proceso de conteo y consolidación de los resultados de las votaciones a la ciudadanía, ya que a la especificidad de los procedimientos del sistema electoral colombiano, se suma la necesidad de contar con conocimientos específicos para entender cómo funcionan los hardware o software que sean incorporados al proceso electoral. Dado que no todas las personas cuentan con la preparación y conocimientos necesarios para auditar un software, entonces, no cualquiera puede supervisar y controlar que el escrutinio funcione bien. 
  • Es por esta razón, por la necesidad de que el uso de tecnologías no dificulte la participación y el control de la ciudadanía, que desde la Fundación Karisma nos interesa explicar y observar la incorporación de tecnología al proceso electoral. Sin embargo, esta labor será incompleta sin auditoría independiente, técnica y pública que explique, evalúe y ayude a mejorar el sistema electoral y las tecnologías usadas en él. La auditoría es la mejor garantía para revisar la integridad del voto en unas elecciones y fortalecer la transparencia. Bien adelantada una auditoría construye confianza en la ciudadanía, los partidos y las misiones de observación, por lo cual no puede no hacerse o hacerse mal. Además, una auditoría de calidad es el mayor respaldo técnico para la Organización electoral, lastimosamente para las elecciones de 2022 no fue posible. 
  • Por otro lado, también es muy importante fortalecer otros aspectos de la transparencia del proceso electoral que puedan aportar también en la construcción de confianza. La existencia de auditorías internas o propias del organismo electoral pueden ser transparentadas para aportar en ese sentido. Publicar los informes cuando no hay una auditoría técnica, independiente y pública sería un buen ejercicio para dinamizar el control ciudadano en estas elecciones, pero, además, debería ser una práctica permanente en la medida en que se anima a tener más ojos vigilantes. 
  • Finalmente, las veedurías ciudadanas, las misiones de observación, los “auditores” de los partidos y el público en general que atienden la etapa de simulacro cumplen un importante rol en la construcción de confianza. Por lo tanto, su labor debe beneficiarse con mejores y más ejercicios de transparencia que incluyan más datos, y más acceso que les permita entender y explicar mejor el proceso electoral. 
  • Esperamos que para las próximas elecciones, la Registraduría y sus contratistas nos permitan hacer un acompañamiento técnico más completo y que las recomendaciones y hallazgos aquí presentados sean debidamente atendidos. En especial en todo lo referente a una auditoría independiente, técnica y pública. 

Si tienes alguna inquietud sobre el tema de este informe, puedes enviar un correo a investigadorparticipacion@karisma.org.co.


Si por algún motivo esta entrada no es accesible para tí, por favor escríbenos a comunicaciones@karisma.org.co y haremos los ajustes que estén a nuestro alcance para que puedas acceder al contenido.

Indícanos el título del contenido en el asunto del correo, por ejemplo: Segundo informe de observación electoral: Primera vuelta presidencial Colombia 2022.

Es fundamental poner el tema en la agenda y nutrir la conversación. ¿Trabajas en un medio de comunicación? Escríbenos a comunicaciones@karisma.org.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.